Translate

viernes, 18 de septiembre de 2015

7 Trucos para desarmar un jefe conflictivo. Por José Quitero



¿Tienes dificultades para soportar la agresividad constante de tu jefe?

Ser capaz de manejar a su superior jerárquico es seguramente el sueño de todo empleado. Tener el poder, cambiar los roles, tomar las decisiones, son seguramente los deseos recurrentes de cada persona en el marco de una relación jerárquica, sobre todo cuando al jefe le gustan los conflictos.

Para mejorar esta relación improductiva, te propongo siete trucos para manejar a tu manager peleador, según el carácter que éste tenga.

1. Enséñale la situación. 

Se trata de que tu jefe entienda que percibiste sus intenciones nocivas. Tienes que ir a verlo y decirle francamente: “¿Por qué me tratas de esta manera? ¿Por qué eres agresivo? ¿Tratas de desubicarme así?” Estas preguntas debes plantearlas cuando estás a solas con él.

2. Desarma la situación. 

No hay gente mala, solo hay gente que está sufriendo. Así, puedes atreverte a preguntarle a tu jefe: “Desde hace unos días percibo que no estás bien. ¿Quieres que conversemos lo que te preocupa?

3. Enfréntate a tu jefe. 

Esta técnica significa decirle a tu jefe: “A mí, las relaciones conflictivas, no me interesan. ¿Buscamos una solución?”

4. Elige el camino humorístico. 

Llega a la oficina con un martillo o un guante de boxeo y proponle a tu jefe pelear con el instrumento que quiera. Obviamente, es humor. La idea es que tu jefe se dé cuenta de lo absurdo de la situación.

5. Trata de ser pedagogo. 

Aquí se trata que le expliques a tu jefe que, si el problema empeora, él también puede encontrarse en una situación difícil frente a su propio jefe. Mejor tener una mala negociación que un buen juicio.

6. Ignorar a tu jefe. 

Esta opción consiste en dejar hablar a tu jefe y nunca contestarle, preparando tus municiones para “el día” de la pelea. Ojo, eso supone que debes ser muy riguroso y ser capaz de demonstrar con cifras y pruebas la calidad de tu trabajo. En caso contrario, ¡estás frito!

7. Elige cortar la relación. 

Solución extrema, a veces es mejor irse que seguir soportando una situación que está dañando tu estado de ánimo. Si observas que la relación con tu jefe se dirige a un callejón sin salida, entonces es mejor que busques la manera de que te cambien de oficina o departamento.

Gracias por llegar hasta acá, espero que esta información le haya sido útil y que la compartas con aquellas personas que creas que les será de utilidad,  ayúdame a que más personas lo conozcan y se beneficien, ¿Cómo?:

Envíalo por correo, Tuitéalo, Compártelo en Facebook o Dale un +1 al artículo

Recuerda seguir visitando mi blog y dejar tu comentario, para mí tu opinión es muy importante.
¡Gracias por tu ayuda en este camino de ayudar!

José G. Quintero E.
Twitter: @TGerencia
Email: tertuliagerencial@gmail.com
www.teruliagerencial.blogspot.com