Translate

martes, 12 de abril de 2016

LA ORGANIZACIÓN RACIONAL DEL TRABAJO: EL FORDISMO

Estimados lectores, creemos que esta nota podría ser de interés para ustedes.  El fordismo y la visión neoclásica de la administración merece prestarle atención en virtud de las diferentes concepciones existentes en la actualidad en materia de conducción de organizaciones.




El fordismo es representativo del paradigma del management, manteniendo e incrementando la rentabilidad de las empresas, hasta que, al no poder responder a los cambios contextuales de fines de la década de 1960 y principios de la de 1970, va siendo reemplazado fundamentalmente por las teorías de administración de la contingencia.

Esta práctica empresarial incorporó las teorías, las técnicas y los principios elaborados por las escuelas de administración citadas precedentemente, dando lugar a un modo de gestionar que se identifica como fordismo, u organización racional del trabajo, que buscó encontrar la “mejor forma” de administrar.

El fordismo se relacionó funcionalmente con un tipo de actuación de los Estados nación identificado como Estado de bienestar. En la actualidad, ambos han perdido el grado de vigencia que tenían, mostrando la existencia de una relación de –en alguna medida– interdependencia. Para identificar sus rasgos se toma como fuente la caracterización que realiza Julio C. Neffa (1980).

Evolución del pensamiento en administración 85

Características de la organización fordista de la producción

 Producción masiva de productos homogéneos en un mercado de competencia monopolista.
 Producción integrada verticalmente sin recurrir a la subcontratación.
 Predominio del funcionamiento continuo de la producción.
 Relaciones asimétricas (a través de intermediarios) con escasa preocupación por el cliente.
 Predominio de las innovaciones en los procesos por sobre las innovaciones en los productos.

La organización de las empresas fordistas

Gigantismo de los establecimientos.
Centralización de las decisiones y de la información.
Estructura jerárquica centralizada y división del trabajo de gestión.
División territorial del trabajo y de las estrategias de las unidades de negocios.

Los principios fordistas sobre el proceso de trabajo

Intensificación de la división social y de la técnica del trabajo, y crecimiento del trabajo indirecto.
Concentración de las decisiones fuera del taller.
Mecanización y sustitución del trabajo manual.
Búsqueda de reducción de los costos unitarios para bajar los precios relativos.

La relación salarial

Mercado de trabajo en condiciones de casi pleno empleo.
Altos salarios directos indexables y regulados según el tiempo de trabajo.
Relación de empleo o contrato de trabajo específico y permanente.
Requerimientos específicos en materia de calificaciones para la selección del personal.
Supervisión y control de los trabajadores por medio de capataces y supervisiones.
Otorgamiento de complementos salariales según disciplina y antigüedad.
Paternalismo junto a beneficios sociales para lograr adhesión y evitar la sindicalización.
Disciplina rígida y estimulada con premios y castigos monetarios. El acuerdo obrero patronal o pacto social fordista.
Las reivindicaciones sindicales tendientes a aumentar la participación de los asalariados en los beneficios del incremento de la productividad.

Esta corriente de pensamiento es representativa del paradigma del management, pero deja de ser útil para mantener e incrementar la rentabilidad cuando los cambios económicos, políticos y sociales generan su pérdida de efectividad, por lo que comienza a ser reemplazado en los paradigmas gerenciales que se van inclinando paulatinamente por las teorías de administración de la contingencia.

Resumen

Los neoclásicos dan preponderancia a las funciones del administrador que, en conjunto, forman el proceso administrativo.
Ponen énfasis en la práctica de la administración y en la utilidad (aun siendo relativa) de los principios de la administración.
Definen a la administración como una técnica social básica, con lo que ponen de relieve la importancia de la dirección de personal.
Intentan –sin éxito– ordenar la producción de forma que no sea afectada por los cambios cada vez más turbulentos de los mercados.

Limitaciones

La excesiva importancia en el estudio de la organización formal y la falta de un tratamiento sistemático del comportamiento humano dentro de la organización.
“Temo, sin embargo, que no es probable que los problemas de organización sean solucionados con frases hechas, sino mediante un análisis cuidadoso, y no veo razón, por consiguiente, para apartarme de mi valoración original de los ‘principios’ como esencialmente inútiles” (Simon, 1980, p. XXXII).


FUENTE: Principios Fundamentales para la Administración de Organizaciones - Miguel Ángel Vicente • Juan Carlos Ayala -  IMÁGEN: https://www.google.com.ar/search?q=fordismo&source=lnms&tbm=isch&sa=X&ved=0ahUKEwjKrJTOioXMAhUM7yYKHXJcADQQ_AUIBygB&biw=1366&bih=643#imgrc=1Nw2Jk_Du0wXdM%3A


El equipodorbaires
www.dorbaires.com