Translate

domingo, 22 de mayo de 2016

Repensar los fundamentos antropológicos de la empresa



Por Domènec Melé

Si es importante descubrir la dimensión ética de la empresa todavía lo es más descubrir sus fundamentos antropológicos. Por varias razones:
  1. Por qué, como afirmaba Peter Drucker, “la dirección de empresas es sobre personas” y, por tanto, reflexionar sobre el hombre resulta crucial. Facilita ocuparse eficazmente de las personas y de su integración en la empresa.
  2. Por qué toda visión de la empresa y de su dirección depende o está fuertemente condicionados por la concepción del ser humano que se tenga.
  3. Por la existencia almenos implícita de cierto modelo de individuo humano en cualquier teoría económica o de dirección de empresas, que con frecuencia se asume acríticamente y que, además, suele ser reduccionista. Abundan los modelos que ven al hombre simplemente como un individuo racional y maximizador de sus preferencias, o como un recurso humano al que motivar para mejorar su productividad, o, a veces, como un “hombre organizativo” sumido en el entramado empresarial.
  4. Por la voluntad de no pocas personas de promocionar una dirección humanista de la empresa, lo cual exige compaginar la eficiencia con una visión completa de la persona, de su dignidad y derechos innatos y de su capacidad de florecer en humanidad.
Estas razones y alguna otra, como la inexistencia de libros de textos que relacionen la filosofía antropolología filosófica con la actividad económica y la dirección de empresas y la creciente sensibilidad de dotar de un mayor bagaje intelectual a los estudios de economía y dirección de empresas, me ha llevado a trabajar en los últimos dos años en un libro que acaba de salir a la luz, en inglés y en castellano: Fundamentos antropológicos de la dirección de empresas (Eunsa, 2015). Es coautor César González Cantón, quien fue investigador de la cátedra de ética empresarial del IESE durante un año.
Escrito a modo de manual, pretende hacer consciente al lector de las visiones del hombre que subyacen en las teorías económicas y de la dirección, empezando por el homo oeconomicus. También presenta la concepción del hombre aportada por las religiones y sistemas filosóficos, valorando sus aportaciones al igual que sus dificultades. A partir de aquí desarrollo un conjunto de temas esenciales para la comprensión del hombre: la razón y sus tipos, el papel de las emociones y su control por la voluntad, la existencia del libre albedrío y los hábitos en sus diversas formas, la relacionabilidad y sociabilidad humana, su relación con la naturaleza y su capacidad de apertura a la transcendencia, la acción humana y el trabajo, la capacidad de discernimiento moral, y la búsqueda de la felicidad. Y, siempre, en diálogo con la teoría y la realidad de la actividad económica y empresarial.
Tiene un enfoque eminentemente filosófico pero asequible a personas sin conocimientos filosóficos. Tiene como apoyo la antropología filosófica clásica (Aristóteles y Aquino) y el personalismo realista contemporáneo contando también con aportaciones de las ciencias sociales y la neurociencia.
De este modo, este libro intenta contribuir a superar ciertas corrientes filosóficas subyacentes en la visión del hombre y consiguientemente de la economía y la empresa. Una de ellas es el positivismo, con su radical separación de hechos (lo único que merece un estudio riguroso) y los valores, a los que se reduce la ética y que pertenecería a la subjetividad de cada uno o a las valoraciones de cada cultura. Otra influyente corriente de pensamiento es el utilitarismo que reduce la ética a lograr la mayor satisfacción del mayor número de personas. Por último, pero no menos importante, el pragmatismo, que el que la única verdad son los resultados deseados con independencia de todo principio.
El deseo de los autores es que sirva de apoyo a los alumnos de programas doctorales que cuentan con un seminario sobre esta materia, pero también para los profesores que enseñan e investigan en comportamiento humano en las organizaciones y para aquellos otros estudiosos de la dirección de empresas que deseen profundizar en las raíces de su disciplina. Estudiantes de grado y posgrado, profesionales de la dirección y consultores pueden también ampliar sus horizontes acudiendo a este libro.

Fuente: blob.iese.edu/eticaempresarial/2015/10/13

Esperamos que la nota haya sido de su interés.

El equipodorbaires
www.dorbaires.com